Hace algunas semanas, justo a tiempo para las vacaciones de verano en el hemisferio Norte, Airbnb rediseñaba su web y su app. El rediseño vino precedido por un vídeomensaje de su CEO y cofundador Brian Chesky en el que explicaba los motivos. Es un lujo para nuestra profesión que centren la presentación en el diseño UX de la app.

Mi primera impresión al ver la nueva web fue de asombro. Como profesora de diseño UX explico a los estudiantes que el número de secciones de una web debe mantenerse bajo control. No porque lo deduzca del viejo paper The Magical Number 7 +/- 2 de George Miller sino porque revela el trabajo de arquitectura de información del sitio y porque facilita la tarea a los usuarios.

La nueva web de Airbnb, no obstante, incluye nada menos que ¡¡56 opciones entre las que elegir!! ¿No se supone que el exceso de alternativas paraliza al usuario?

The future of travel
The ways people travel, work and live are blurring.

Tras el shock inicial intenté comprender el por qué de este movimiento y mis impresiones son sobre todo dos:

Idealista vs Airbnb

Como power user del portal inmobiliario Idealista desde hace 20 años, no he podido dejar de comparar las dos webs:

Tanto Idealista como Airbnb te ayudan a buscar alojamiento. En el caso del primero para largas estancias (alquiler) o definitivas (compraventa) y en el caso de Airbnb para estancias vacacionales cortas o, con el auge del nomadismo digital y el trabajo en remoto, más prolongadas.

Es conocido el tiempo que pasamos los fans de los servicios inmobiliarios hojeando fichas de apartamentos, aunque no tengamos pensado cambiar de casa todos los días.

El rediseño de Airbnb, desde mi punto de vista, da también respuesta a esa “necesidad”. Pasa de la mera productividad (configuro los filtros, encuentro el apartamento adecuado, reservo) a la experiencia, más amplia, de conocer nuevos destinos, culturas, hábitos… Descubrimiento.

La selección de los 50 tipos de alojamiento es un reflejo de esta forma de pensar: Islas, Playas, Piscinas Increíbles, Chalets, Parques Nacionales, Frente al lago, Minicasas, Surf, Cuevas, Casas del árbol, Granjas, Castillos, Caravanas, Viñedos, Ryokan, Bascos, Molinos… y así hasta 56.

Las 56 categorías de Airbnb

Obsérvese, asimismo, cómo hay espacio para la labor editorial. El rediseño se lanzó con la categoría “Design” ubicada en el primer lugar y ahora en periodo veraniego son Islas y Playas las que toman el relevo.

En la época de Tik Tok, Instagram y el scroll infinito de contenidos la apuesta de Airbnb tiene mucho sentido. ¿Visitaremos Airbnb con el simple objetivo de pasar el tiempo? ¿de ver casas de desconocidos? El tiempo dirá si su rediseño crea tendencia y es imitado o si queda en un caso aislado.

Aprovecho para deslizar algunos comentarios adicionales que me ha sugerido la revisión de la nueva web y app de Airbnb.

Dark patterns

Me fijo mucho en los procesos de onboarding de las apps. Además del batiburrillo de pop ups solicitando permisos, Airbnb hace creer al usuario que es necesario registrarse para acceder a los contenidos de la app. Y se lo recuerda cada vez que la abre. No llega a ser un “patrón oscuro” pero se aproxima mucho. 

El destino no es lo más importante

¿Cuántas veces te ha frustrado buscar ideas para tus vacaciones y que te obliguen a comenzar eligiendo destino? Me parece excelente que se hayan dado cuenta de que en ocasiones lo que buscas son buenos planes que se ajusten a tus fechas o tu presupuesto y es secundario el destino.

Mobile first

Me siento un poco fuera de lugar diciendo esto en 2022 pero el rediseño de Airbnb está claramente orientado al uso desde el móvil: el tamaño pequeño de las fotos, la navegación más cómoda en el móvil (deslizando) que haciendo clic en las flechas para cambiar de categoría en el ordenador. 

Quedan cositas por pulir, claro, pero es lo normal después de un rediseño tan profundo y más aún en una web multiidioma, multipaís…

Este post está escrito, como siempre, desde el doble punto de vista de usuaria y diseñadora UX y también como boomer persona que aún valora los hoteles, que nunca hubiera invertido en una startup que nace de la idea de dejar a desconocidos dormir en tu sofá, preocupada por los efectos de los apartamentos vacacionales en su ciudad… Aunque eso sí, reconozco a Brian Chesky su valentía al apostar por el teletrabajo para los empleados de Airbnb: Airbnb staff can choose remote work from anywhere with no pay cut, CEO Brian Chesky announces

The Airbnb 2022 Summer Release: Introducing a new Airbnb for a new world of travel y A new Airbnb for a new world of travel.